viernes, 24 de diciembre de 2021

FELIZ NAVIDAD 2021


Comparto saludo de Fernando Beltrán desde www.infovaticana.com

"Buenas noches:

Hoy podría hablarles del lamentable motu proprio de Su Santidad, Traditionis Custodes, y de las consecuentes ‘dubia’, que fueron respondidas hace poco; podría hablarles de los nuevos nombramientos curiales, o de las nuevas directivas de la Santa Sede, que hacen de los no vacunados los leprosos que salían en el Evangelio, pero, como dicen, en pleno siglo XXI.

Pero no, esta noche no les quiero hablar de ello, ni darles mi opinión sobre tan espinosos asuntos. Esta noche hay que dejar de lado el ajetreo cotidiano y parar, para mirar lo más importante: el belén.

Insisto, no quiero entrar en polémica, pero, en la misa tradicional, durante el rezo del Credo, llueva o nieve, todos los presentes nos arrodillamos cuando se menciona la Encarnación; es decir, lo que esta noche celebramos: porque, esa ya abandonada liturgia, intentaba señalar la importancia del asunto.

Yo, al ser pesimista, vivo con mayor fervor la Semana Santa; el sufrimiento, el dolor, hace que sea más consciente del sacrificio que hizo Dios por nosotros, miserables. Sin embargo, ¿qué mayor sacrificio que, siendo Dios; abajarse a la condición humana? ¿Qué mayor oblación que abajarse, siendo todopoderoso, y hacerse dependiente de la miseria humana que le rodeaba: ser uno de nosotros?

Hoy celebramos eso:

que, inexplicablemente, Dios se apiadó de nosotros y nos envió a su hijo para salvarnos. Qué inmerecido, pero ¡Celebrémoslo!

¡Feliz Navidad!

“Les traigo una buena noticia, una gran alegría:
hoy, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor.”.

Un fuerte abrazo

Fernando Beltrán

Director

www.infovaticana.com

domingo, 3 de octubre de 2021

LA ULTIMA ESPERANZA (“Eleison Comments” by Mgr. Williamson – Issue DCCXLII )

DCCXLII #742 - 02 de octubre de 2021
Ráfaga De Rosarios II

¿Cuatro rosarios al día es demasiado rezo?
Solo hay que esperar y ver: ¡pronto no será raro!

En las grandes batallas navales de la Segunda Guerra Mundial (1939–1945), hoy superadas por los aviones y los misiles, los grandes buques de guerra se enfrentaron, pero el tamaño de sus cañones fue decisivo. Normalmente, solo los grandes buques de guerra podían enfrentarse a los grandes buques de guerra: por ejemplo, en 1941, fue necesario el acorazado más preciado de Alemania, el Bismarck, para hundir el orgullo de la armada británica, el H.M.S. Hood, así como fueron necesarios dos pesos pesados británicos, el Rodney y el George V, para hundir el Bismarck.

Pero incluso la mayor de las guerras conocidas hasta entonces, la Segunda Guerra Mundial, palidece en comparación con la guerra espiritual que se libra desde la Caída de Adán y Eva hasta el fin del mundo entre las fuerzas del Bien y las fuerzas del Mal por la salvación o la condenación eterna de las almas. El peso pesado en el bando del Mal en esta guerra es el Príncipe de los ángeles caídos, el propio Satanás, para cuya diabólica inteligencia y astucia ningún simple ser humano mortal es rival, como podemos ver en el disparate del Covid. Los hombres decentes, los políticos o los médicos o cualquier otra persona, intentan con fuerza y determinación enfrentarse a los satanistas, pero, por desgracia, suelen ser arrollados, porque los enemigos de Dios, bajo la dirección de Satanás, llevan siglos tramando esta embestida contra la humanidad, que se hace más feroz que nunca a medida que nos acercamos al fin del mundo. Todos los disparates del Covid van a prevalecer – a menos que los amigos de Dios llamen a su propio “peso pesado”, la Madre de Dios: “Sólo yo puedo ayudaros ahora”, dijo Ella, en Japón en 1973.

¿Y por qué es Ella el “peso pesado” de todas las fuerzas del Bien? Porque tiene a Satanás bajo sus talones, porque por su profunda humildad superó todas las instigaciones y tentaciones de Satanás en el momento de la Pasión, muerte y resurrección de Su Hijo, para que ella permanecerá absolutamente fiel a Dios, y Su divino Hijo la recompensó con la Realeza de Su Universo, que incluye a todos los ángeles, fieles o caídos, incluido Satanás. Ninguna otra criatura en la tierra le ha prestado jamás un servicio tan fiel como el de Ella. Ninguna otra criatura ha sido recompensada por Él con un poder comparable sobre toda la creación. Por eso, en todas las épocas de la Iglesia siempre ha sido venerada por los católicos, pero especialmente en los tiempos modernos, cuando en 1884 el Papa León XIII tuvo una famosa revelación de Satanás siendo liberado del infierno, para castigar a una humanidad más pecadora que nunca por su liberalismo.

Y para el siglo XX, Nuestro Señor nos dijo que la última devoción que concedería a un mundo que se hunde hacia su fin sería el Corazón Doloroso e Inmaculado de Su Madre. Puede que haya calculado que los hombres podrían apartarse de Él como hombre fácilmente, pero seguramente tendrían más dificultades para apartarse de la más dulce y tierna de las madres. Y por eso Ella se está apareciendo por todo el mundo en sus últimos tiempos de él, suplicando a los hombres que escuchen a Su Hijo, y que no arrojen sus almas al fuego inextinguible del infierno, por los siglos de los siglos. Y cada vez que Ella se aparece, nos pide que recemos el Rosario, en particular por el Papa y por los obispos y sacerdotes, porque sabe cuánto depende la humanidad de la única y verdadera Iglesia de Su Hijo, y cuánto depende esa Iglesia de sus falibles, pero indispensables, ministros humanos, los eclesiásticos.

Por ello, el año pasado se organizó una ráfaga de rosarios en el principal santuario mariano de Inglaterra, en Walsingham, Norfolk, y fue un gran éxito, por lo que este año se repite, añadiendo un día más. El año pasado se rezaron 105 misterios y se pusieron en manos de la Virgen; este año, si Dios quiere, 150. Para todas las almas que estén lejos de Walsingham, pero que deseen participar en la ráfaga de rosarios, la hora de verano inglesa es el meridiano de Greenwich más una hora (GMT+1). Los Rosarios completos están programados para el 7 de octubre a las 20h; para el 8 y 9 de octubre a las 9h30 y 11h30, y a las 15h00 y 20h00; finalmente el domingo 10 de octubre a las 9h30. ¿Y por qué tantos rosarios? Porque las cosas están tan mal que sólo Ella puede ayudarnos ahora. ¡Ella puede!


Kyrie eleison.




Breve Catecismo sobre la Santísima Virgen

  Recurso actual para devoción mariana.